Down The Rabbit Hole
Back to Blog
Elements of Horror and Ghost Stories

6 Elements of a Good Horror and Ghost Story / 6 elementos de una buena historia de terror y de fantasmas

ghost stories Dec 22, 2020

6 ELEMENTS OF A GOOD HORROR AND GHOST STORY

What elements do you think make up a good horror or ghost story?

You don’t need to be an expert to know if a horror film or a ghost story works for you. There’s some kind of intuition about the characters’ behaviours and their psychological profile, the story, the setting, the pace and how it ends, that when put together make us decide whether a book or a film is good or not. 

In this entry I want to talk to you about 6 main elements that, for me, make a good horror or ghost story work or fail completely. If you are trying to write a story, or you are reading a book or watching a film, you may want to consider the following elements before you even have an opinion. Are you ready?

Element 1: Story

In any genre, a story well organised is well balanced and therefore it will be more likeable than a story that has not been thought through properly. But for some reason this is a lot more obvious in horror or ghost stories. When you watch a horror film abusing the ketchup sauce, the monsters, gunk and all the rest, more often than not these elements are trying to compensate a weak storyline. Somehow I always compare these stories with bad porn, there’s a lot of one thing only, but it lacks the glue that joins all the elements in a believable way, which leaves the participation of characters disengaged and out of place. So, if you are writing a ghost or horror story, make sure you have your story well planned and organised in advanced. It is worth taking some extra time planning all the events to make sure every scene is coherent with the story in its own way and that you don’t leave any lose ends. If the story is well constructed the end will not disappoint, whatever that might be.

Element 2: The Characters - Monsters and non-monsters.

Like in any story, characters have to be believable. Somehow in horror and in ghost stories this aspect is even more accentuated. And this doesn’t apply so much to the monster character as to the human one. This is mainly because the monster character has certain allegiance, simply for the fact of being a monster. We accept it with all its characteristics. This doesn’t mean that it has carte blanche to do whatever. It also has to have limitations and an Achilles for it to be believable and challenging, but always in a logical way.

As regards the human character, what is important is that it has a well-defined personality, believes and to have clear what his/her life problems are. However, the most important aspect is the psychological profile. From the moment the character’s status quo gets shaken out, his/her reactions have to make sense and have to be coherent with its psychological profile, and more so in extreme life and death situations. We don’t always need to know everything about the characters from the very beginning. It’s important to discover information as we go along without overdoing it and making sure that the lack of information doesn’t have a negative effect. Finding the balance is the challenge every writer has to face.

As well as a balanced story, writers should try not to fall into clichés. Don’t you just hate it when we get the typical old hack playing the vengeful witch with no criteria? Nowadays, our reading and film tastes are getting more exquisite and some of us find scarier humanising the monster than having a monster without a past. It’s a lot more effective to have a human going through a transformation until it becomes the monster. A convincing explanation about its origins and creation makes his/her actions justifiable and therefore his/her revenge, although still scary, makes us feel happy about the actions. At this point we could probably discuss if this is a reflection of our own psychological regrets. How many times have we been the monster in our own story? And how many times have we justified our actions after being wronged? Is the monster any different? You will realise that when the answer is no you have just empathised with the other and this, my friend, is very Gothic.

Element 3: Location and setting

Although they are very similar, we can’t confuse location and setting. So let’s elaborate a little bit.

Location is the geographical place where the action or story happens. It can be in outer space, in a specific country, in a specific year or in an invented world.

And setting is more specific: abandoned houses with a dark past, a cemetery, an old pizzeria with animatronics in it. Can you imagine what our young horror readers would think if we got this wrong? Although they are flexible in their beliefs, they are also very logical, so we can’t make mistakes.

What is important here is that in both cases what is effective is to contrast the comfort zone, routine and balanced perfect person vs. the other world, strangeness, the monster we feed at night or the one we have within and that we are trying to control.

Element 4: Fear

How we handle fear in horror and ghost stories is one of the key factors that will make our audience like or dislike our book or film. And here comes the phrase: show more and say less. However, this could be a trap. If we show too much or say too little, we can end up with a sensation of fracture in the story that leaves us having too many pieces for us to put together. Again, finding the balance requires practice if you are a writer. But also as an audience, we need to go a step further and always think: “What did the author or director try to do with this story? What is its logic? Do things make sense?” Be careful with the following: sometimes we can be in front of a good story that we don’t like as opposed to a weak story, with too much ketchup in it, that we love. Our preferences as readers or audience play their part too.

One thing is for certain, though. Fear is an ancient feeling we all have in common since we were in the caves. All that can tap into that old fear has many winning points if handled properly. We still fear the unknown, anything we can’t explain, or anything we can’t see but sense. And again, we don’t always have to show guts, brains scattered all over the floor or body parts in a jar (although this is pretty much a doctor’s life, right?) and here you have it again, a normal routine where life can be turned into something horrific depending on what the doctor decides to do with the body parts. Remember Frankenstein.

Element 5: Pace

Pace is how fast or slow events take place. This is very personal, and it will depend on people’s preferences on being teased. Japanese films tend to be pretty slow, and some people love this, precisely because the slow pace contributes with tension and tension is what keeps us watching, or if you are like me, you might feel they drag too much, and start yawing. However, you shouldn’t confuse this with the film or book being good or bad. Despite our likes or dislikes we also need to learn to appreciate the product and why is it done like that. There’s something cultural about the way events are presented that we need to take into account.

Element 6: The final twist

If all the events, the characters, location and setting fit in properly with fear in a pace that makes sense, the final twist almost happens naturally. If you are writing it will provide that eeriness that you were after. When you are watching or reading it will leave you wanting more, which again can be tricky and some people might be disappointed by having a twist. You will have to ask yourself if you like happy endings, if you want to kill the monster in the closet or if on the other hand you prefer an unexpected end that leaves the doors opened for a second part. That, my Gothic friend, again is something that comes down to preferences.

Overall, there are many elements that make up a good horror and ghost story but we can’t always put our finger on them. It just needs a little bit of analysis of some main elements for you to realise that there’s more than meets the eye. Are you writing a story at the moment? And if so, have you taken care of all these aspects, if not what is stopping you? Whether you prefer watching or reading, have you ever thought about these aspects? Which of these elements are more important for you? Would you add other aspects? I would love to know what you think.

 

6 ELEMENTOS DE UNA BUENA HISTORIA DE TERROR Y DE FANTASMAS

¿Qué elementos crees que forman una buena historia de terror o fantasmas?

No es necesario ser un experto para saber si una película de terror o una historia de fantasmas funciona o no. Existe una especie de intuición sobre los comportamientos de los personajes y su perfil psicológico, la historia, el escenario, el ritmo y cómo termina, elementos que cuando se juntan nos hacen decidir si un libro o una película nos gusta o no.

En esta entrada quiero hablaros de 6 elementos principales que, para mí, hacen que una buena historia de terror o fantasmas funcione o fracase por completo. Si estás tratando de escribir una historia, o estás leyendo un libro o viendo una película, es posible que tengas que considerar los siguientes elementos antes de siquiera tener una opinión. ¿Estás listo/a?

Elemento 1: Historia

En cualquier género, una historia bien organizada es una historia bien equilibrada y, por lo tanto, será más agradable que una historia que no se haya pensado bien. Pero por alguna razón esto es mucho más obvio en las historias de terror o fantasmas. Cuando ves una película de terror que abusa de la salsa de tomate, los monstruos, la mugre y todo lo demás, generalmente es porque estos elementos intentan compensar una historia débil. De alguna manera siempre comparo estas historias con ciertas películas porno: hay mucho de una sola cosa, pero les falta el pegamento que enlace todos los elementos de forma creíble, lo que deja la participación de los personajes desencajada y fuera de lugar. Así pues, si estás escribiendo una historia de terror o fantasmas, asegúrate de tener tu historia bien planificada y organizada con anticipación. Vale la pena tomarse un tiempo adicional para montar bien todos los eventos y  asegurarte así que cada escena sea coherente con la propia historia y que no te dejas ningún hilo suelto. Si la historia está bien construida, el final no decepcionará, sea cual sea.

Elemento 2: Los personajes: monstruos y no monstruos.

Como en cualquier historia, los personajes deben ser creíbles. Parece ser que el terror y en las historias de fantasmas este aspecto se acentúa aún más. Y esto no se da por igual con el personaje del monstruo como con el personaje  humano. Esto se debe principalmente a que el personaje del monstruo tiene ciertas libertades, simplemente por el hecho de ser un monstruo. Lo aceptamos con todas sus características. Sin embargo, esto no significa que tenga carta blanca para hacer cualquier cosa. También tiene que tener limitaciones y un Aquiles para que sea creíble y desafiante, pero siempre de una forma lógica.

En cuanto al personaje del ser humano, lo importante es que tenga una personalidad y creencias bien definidas, y que sepamos cuáles son sus problemas diarios. Sin embargo, el aspecto más importante es el perfil psicológico. Desde el momento en que el statu quo del personaje es agitado, sus reacciones tienen que tener sentido y ser coherentes con su perfil psicológico, y más en situaciones extremas de vida o muerte. No siempre necesitamos saberlo todo de los personajes desde el principio. Es importante descubrir la información a medida que avanzamos sin exagerar y asegurarnos de que la falta de información no tenga un efecto negativo. Encontrar el equilibrio es el desafío que todo escritor debe afrontar.

Además de una historia equilibrada, los escritores deben intentar no caer en clichés. ¿No odias cuando tenemos a la típica vieja en el papel de bruja vengativa sin criterio alguno? Hoy en día, nuestro gusto por la lectura y el cine se está volviendo más exquisito y algunos de nosotros encontramos más aterrador humanizar al monstruo que tener un monstruo sin pasado. Es mucho más efectivo tener a un humano pasando por una transformación hasta convertirse en el monstruo. Una explicación convincente sobre sus orígenes y creación hace que sus acciones sean justificables y por lo tanto su venganza, aunque todavía siga siendo aterrador, estaremos más de acuerdo con sus acciones. En este punto probablemente podríamos discutir si esto es un reflejo de nuestros propios remordimientos psicológicos. ¿Cuántas veces hemos sido el monstruo de nuestra propia historia? ¿Y cuántas veces hemos justificado nuestras acciones después de haber sido agraviados? ¿El monstruo es diferente? Te darás cuenta de que cuando la respuesta es no acabas de empatizar con el otro y esto, amigo/a mío/a, es muy gótico.

Elemento 3: Ubicación y entorno

Aunque son muy similares, no podemos confundir ubicación y entorno. Así que elaboremos estos conceptos un poco.

La ubicación es el lugar geográfico donde ocurre la acción o la historia. Puede ser en el espacio exterior, en un país específico, en un año concreto o en un mundo inventado.

Y el escenario es más específico: casas abandonadas con un pasado oscuro, un cementerio, una antigua pizzería con animatrónicos. ¿Te imaginas lo que pensarían nuestros jóvenes lectores de terror si nos equivocáramos? Aunque son flexibles en sus creencias, también son muy lógicos, por lo que no podemos cometer errores.

Lo importante aquí es que en ambos casos lo que resulta efectivo es contrastar la zona de confort, la rutina y la persona perfecta equilibrada frente al otro mundo, la extrañeza, el monstruo que alimentamos de noche o el que llevamos dentro y que estamos tratando de controlar.

Elemento 4: Miedo

La forma en que manejamos el miedo en las historias de terror y fantasmas es uno de los factores clave que hará que a nuestra audiencia le guste o no nuestro libro o película. Y de aquí viene la frase: muestra más y di menos. Sin embargo, esto podría ser una trampa. Si mostramos demasiado o decimos muy poco, podemos terminar con una sensación de fractura en la historia que nos deja con demasiadas piezas para montar. Una vez más, encontrar el equilibrio requiere práctica si eres escritor. Pero también como audiencia, debemos dar un paso más y pensar siempre: “¿Qué intentó hacer el autor o el director con esta historia? ¿Cuál es su lógica? ¿Tienen sentido las cosas?" Ten cuidado con lo siguiente: a veces podemos estar frente a una buena historia bien elaborada que no nos gusta en contraposición a una historia débil, con demasiado ketchup, que amamos. Nuestras preferencias como lectores o audiencia también juegan su papel.

Sin embargo, una cosa es segura. El miedo es un sentimiento antiguo que todos tenemos en común desde que estábamos en las cavernas. Cualquier cosa que pueda despertar ese viejo miedo tiene ya muchos puntos ganados si se sabe llevar correctamente. Todavía tememos a lo desconocido, a cualquier cosa que no podamos explicar o a cualquier cosa que no podamos ver pero sí sentir. Y nuevamente, no siempre tenemos que mostrar tripas, cerebros esparcidos por todos lados o partes de cuerpo humano en un frasco (aunque ésta pueda ser más o menos la vida de un médico, ¿no?) Y aquí lo tenemos de nuevo, una rutina normal donde la vida puede convertirse en algo horrible dependiendo de lo que el médico decida hacer con esas partes del cuerpo. Recuerda a Frankenstein.

Elemento 5: Ritmo

El ritmo es qué tan rápido o lento ocurren los acontecimientos. Esto es muy personal y dependerá de las preferencias que tenga cada uno con respecto a que le dejen en vilo. Las películas japonesas tienden a ser bastante lentas, y a algunas personas les encanta, precisamente porque el ritmo lento contribuye con la tensión y precisamente es la tensión lo que nos mantiene mirando, aunque si eres como yo, es posible que cuando una película es demasiado lenta comiences a bostezar. Sin embargo, no debes confundir esto con que la película o el libro sea bueno o malo. A pesar de nuestros gustos o preferencias, también debemos aprender a apreciar el producto y por qué está hecho así. Hay un aspecto cultural en la forma en que se presentan los eventos, que debemos tener en cuenta.

Elemento 6: el giro final

Si todos los acontecimientos, los personajes, la ubicación y el escenario encajan adecuadamente con el miedo a un ritmo que tiene sentido, el giro final ocurre casi de forma natural. Si estás escribiendo, te proporcionará esa inquietud que buscabas. Cuando estés mirando un película o estés leyendo, te dejará con ganas de más, lo que de nuevo puede ser complicado y algunas personas podrían sentirse decepcionadas con este giro. Tendrás que preguntarte si te gustan los finales felices, si quieres matar al monstruo encerrado en el armario o si por otro lado prefieres un final inesperado que deje las puertas abiertas a una segunda parte. Eso, mi amigo/a gótico/a, nuevamente es algo que se reduce a preferencias.

En general, hay muchos elementos que componen una buena historia de terror y fantasmas, pero no siempre podemos identificarlos. Solo necesitas analizar un poco algunos elementos principales para darte cuenta de que hay más de lo se ve a simple vista. ¿Estás escribiendo una historia en este momento? Y si es así, ¿te has ocupado de todos estos aspectos, si no, qué te detiene? Tanto si prefieres mirar una película o leer, ¿alguna vez has pensado en todo esto? ¿Cuáles de estos elementos son más importantes para ti? ¿Qué más añadirías? Me encantaría saber lo que piensas.

Stay connected to my blog with news and updates!

¡Estate conectado/a a mi blog y recibe las últimas noticias!