Down The Rabbit Hole
Back to Blog
The Gothic Hero's journey / El viaje del héroe gótico

The Gothic Hero's journey / El viaje del héroe gótico

gothic literature Nov 30, 2020

THE GOTHIC HERO'S JOURNEY

Despite the huge efforts that society puts in selling us the fairy tale of “happiness comes in a specific order of events”, most of us are on a never ending quest where life happens in anything but a straight line. We always seem to be dissatisfied with our lack of fulfilling achievements, which in consequence triggers a sensation of failure in our parents’ eyes and by extension to the system. We roam throughout our existence like fallen angels from a big conspiracy against humanity, and yet we keep searching for our personal truth before succumbing to self-destruction. We are both heroes and antiheroes of our own stories and, like the characters in the books we read and the films we watch, we encounter mentors and friends, we face perils, we experience happiness, sadness, despair, anger and isolation. References to the hero’s journey can be found in many genres. However, some characters, like some of us, don’t follow strictly the traditional pattern that Joseph Campbell elaborated in his book The Hero with a Thousand Faces (1949), which is precisely what I am going to use to develop today’s article: “The Gothic Hero’s Journey”. As always, I hope to provide you with enough references to complement the explanations, but as you read I would like you to think about the relevance that the Gothic journey has for you.

As you would have probably noticed, Campbell’s Hero’s Journey was written after the apparition of the Gothic novel. Although I’m not sure if Campbell had considered Gothic literature at any point while defining the hero’s journey, the truth is that his classification came out after he had been studying myths around the world. As some research has already shown, finding examples of the “Gothic hero’s journey” is not as easy as it seems. One of the reasons is that, even though we can classify and dissect some of the characteristics that make up this literature, Gothic is like a giant, invertebrate and liquid animal impossible to constrain. This is because: a) it keeps mutating over time and reaching more and more spaces and b) because it always squeezes its way out of our fingers, making it impossible to cage. This is precisely why, to make this easier, I’m going to support my views on this topic through literary examples, films and even fairy tales.

The first aspect we have to consider when talking about the “Hero’s Journey” is its circular structure, which we can visualise as a clock divided in two horizontal halves: the known and the unknown. I have taken the liberty of relabeling some of the names used in some sites and online video explanations, so they make sense with the Gothic.

Let’s begin:   

At twelve o’clock, our hero is in his/her Status Quo. He/she hasn’t started to take action. The character seems content in his/her routines and life.  

At one o’clock, the hero/heroine receives or gets a call. Something happens in his/her life that makes him/her take action. This can be a problem to solve for the community, an uninterested and heroic call that will make the hero/heroine a humanity saver in traditional stories. However, in the Gothic this call tends to satisfy a narcissistic necessity. An example of this is Dracula. His need for survival takes him to find a new place to live, and yes, the romantic touch only appears in the film, not in the book.

At two o’clock our Gothic hero/heroine finds a helper. The quest has started and an accomplice appears. In Campbell’s definition this is someone wiser, normally much more experienced than the hero/heroine. We all remember Yoda in Star Wars, or the Oracle in The Matrix. Some may argue that Morpheus becomes the mentor and therefore the helper. However, to me, Morpheus is part of the call and he will also become part of the hero’s trials. It is in fact the Oracle, the one character that plants the seed in Neo that will make him reborn from his own ashes.

At three o’clock the journey starts. We can find a clear example of this is the Gothic story of The Beauty and the Beast, more specifically when Bella leaves her old life behind in order to protect her dad by moving in with the Beast.

At four o’clock we get the trials or tests. In a novel so complex and misunderstood in its times such as Wuthering Heights, the hero’s trials start when Catherine is abducted by the Lintons. This is the moment where she gets tested in order to survive in the new world she has stepped into. If she wants to become a lady of society she must tame her wild self, and one of the biggest challenges will be removing Heathcliff from her deepest desires, or at least to try.

At five o’clock the hero/heroine has to face the big problem. Every hero has an Achilles’ heel that will weaken him/her. In Sleepy Hollow, Ichabod Crane’s greatest fear is the headless horseman, since this reminds him of his traumatising and superstitious childhood.

At six o’clock our hero faces his/her point of crisis. This is a crucial point for the hero/heroine, because he/she can even die. This is a point of no return. In the fairy tale Snow White and the Seven Dwarfs, Snow White goes into a deep sleep after biting the poisoned apple. However, the curse is easily reversed by the kiss of the prince.  

At seven o’clock the hero/heroine is compensated. In happy ending stories, killing the monster and obtaining the prize is the reward that initially sets the hero on the quest. But in Gothic narratives this is much more complex. When our hero also happens to be the monster, or the outcast, his/her compensation might be death itself, revenge or change. In quests for cursed objects this is more straightforward. We can think for example of magical rings that protect our Vampire Hero’s from the sun, for example in Vampire Diaries.  

At eight o’clock we have the consequence or outcome that inevitably falls after obtaining compensation. The monster might chase our hero/heroine or bow in front of him/her, sometimes some kind of blending can happen. In series like Supernatural, we can see how evil entities side with the hero/heroine to start another quest against a common new worse evil. The reasons for eliminating the new bad guy in town are different, but the target is the same.

At nine o’clock, the hero/heroine goes back to his/her normal life and routine for Campbell. If our hero is a Werewolf however, trying to overcome the curse could be a way to return to normal. But if our Gothic hero decides to embrace the beast, he/she might be planning the next killing with a lot more elaboration and treachery. In the case of Dorian Gray, there’s an impossibility to go back to what was normal. Dorian’s portrait has become himself and they walk hand in hand on a journey of no return.

At ten o’clock the hero has changed, rebirth happens. Maybe our monster has lost his evil powers, because we want him/her to be normal, although it’s most likely that he/she learns new techniques to strike again soon. Maybe that’s why Dracula has been resuscitated so many times. Don’t we all just love a charming, dangerous and mysterious demon-lover?

At eleven o’clock we finally meet ending of resolution. Our hero/heroin, finds peace and can take a break. He/she has learnt a lesson and has moved on thanks to the new experiences.  If we have a friendly ghost story like Casper, everything will go back to normality again, but having gained friends along the way. But if the purpose of the story was to eradicate the monster, maybe he/she finally finds peace and the new state of non-existence is his/her resolution. In the cases where the monster seems to win like in The Invasion of the Body Snatchers, the only hope is in the hands of an open-ended story where there might be hope for humanity but we’ll never find out. Although this is an example of science-fiction, the Gothic steps in at the very moment we have sleep deprivation and body and mental possession.

At twelve o’clock we go back to the Status Quo. We are at the starting point but this time the learnings of the journey have taught the hero/heroin a lesson that has changed him/her in one way or another. And this change is what will send a powerful message to the reader.

As you can see, not all Gothic novels can follow the “hero’s journey” story plan. In works such as Dracula or The Picture of Dorian Gray, elimination is the only solution if we want our hero to be consistent and truthful to his/her nature. Death in these cases is also freedom and self-determination. Their message will stay with us forever, and the ultimate sacrifice is also what holds together the characters integrity.

In other cases like Wuthering Heights, our heroine forever roams the earth as a ghost, and it is in purgatory where she can still be herself. There was no peace for her in life and in death this is extended, remaining part of the story of the moors and giving them their own identity. This lack of rest can make us think of the vengeful Japanese ghost.

Finally I want to end this entry by asking you to think about your own journey and your own monsters. Do you prefer the traditional hero’s journey or the Gothic hero’s journey? Are you the hunter or the hunted?

 

EL VIAJE DEL HÉROE GÓTICO 

A pesar de los enormes esfuerzos que hace la sociedad para vendernos el cuento de hadas de que “la felicidad viene en un orden específico de eventos”, la mayoría de nosotros andamos en una búsqueda interminable donde la vida ocurre de diferentes formas menos en línea recta. Siempre parecemos estar insatisfechos con nuestra falta de logros que nos llenen, lo que en consecuencia desencadena una sensación de fracaso a ojos de nuestros padres y, por extensión, a ojos del sistema. Vagamos a lo largo de nuestra existencia como ángeles caídos de una gran conspiración contra la humanidad y, sin embargo, seguimos buscando nuestra verdad personal antes de sucumbir a la autodestrucción. Somos héroes y antihéroes de nuestras propias historias y, como los personajes de los libros que leemos y las películas que vemos, nos encontramos con mentores y amigos, nos enfrentamos a peligros, experimentamos felicidad, tristeza, desesperación, ira y aislamiento. Las referencias al viaje del héroe se pueden encontrar en muchos géneros. Sin embargo, algunos personajes, como algunos de nosotros, no siguen estrictamente el patrón tradicional que Joseph Campbell elaboró ​​en su libro El héroe de las mil caras (1949), y que es precisamente lo que voy a utilizar para desarrollar el artículo de hoy: “El viaje del héroe gótico”. Como siempre, espero poder brindarte suficientes referencias para complementar las explicaciones, pero mientras lees me gustaría que pensaras en la relevancia que tiene para ti el viaje gótico.

Como probablemente te habrás dado cuenta, El viaje del héroe de Campbell se escribió después de la aparición de la novela gótica. Aunque no estoy segura de si Campbell había considerado la literatura gótica en algún momento al definir el viaje del héroe, la verdad es que su clasificación salió tras el estudio de mitos en todo el mundo. Como demuestran algunas investigaciones, encontrar ejemplos del "viaje del héroe gótico" no es tan fácil como parece. Una de las razones es que, si bien podemos clasificar y diseccionar algunas de las características que componen esta literatura, el gótico es como un animal gigante, invertebrado y líquido imposible de constreñir. Esto se debe a que: a) sigue mutando con el tiempo y llega cada vez a más espacios y b) porque siempre se nos escurre de entre los dedos, lo que le hace imposible de enjaular. Precisamente por eso y para hacerlo más fácil, me voy a ayudar de ejemplos literarios, películas e incluso cuentos de hadas para apoyar mis argumentos.

El primer aspecto que tenemos que tener en cuenta al hablar del “viaje del héroe” es su estructura circular, que podemos visualizar como un reloj dividido en dos mitades horizontales: lo conocido y lo desconocido. Me he tomado la libertad de re etiquetar algunos de los nombres utilizados en algunos sitios web y videos, para que tengan sentido con el gótico.

Vamos a empezar:

A las doce en punto, nuestro héroe está en su status quo. Él / ella no han salido todavía a la acción. El personaje parece contento con su rutina y su vida.

A la una en punto, el héroe / heroína recibe una llamada. Algo sucede en su vida que le hace actuar. Puede tratarse de un problema a resolver para la comunidad, una llamada heroica y desinteresada que convertirá al héroe/heroína en un/a salvador/a de la humanidad en las historias tradicionales. Sin embargo, en el gótico ésta llamada tiende a satisfacer una necesidad narcisista. Un ejemplo de esto es Drácula. Su necesidad de supervivencia le lleva a buscar un nuevo lugar para vivir, y sí, el toque romántico solo aparece en la película, no en el libro.

A las dos en punto, nuestro héroe / heroína gótico encuentra un ayudante. La búsqueda ha comenzado y aparece un cómplice. En la definición de Campbell, se trata de alguien más sabio, normalmente con mucha más experiencia que el héroe / heroína. Todos recordamos a Yoda en Star Wars, o al Oráculo en The Matrix. Algunos pueden argumentar que Morfeo se convierte en el mentor y, por lo tanto, en el ayudante. Sin embargo, para mí, Morfeo es parte de la llamada y también se convertirá en parte de las pruebas del héroe. De hecho, es el Oráculo, el único personaje que planta la semilla en Neo que le hará renacer de sus propias cenizas.

A las tres en punto comienza el viaje. Podemos encontrar un claro ejemplo de esto en la historia gótica de la Bella y la Bestia, más concretamente cuando Bella deja atrás su antigua vida mudándose con la Bestia para proteger a su padre.

A las cuatro en punto tenemos las pruebas o tests. En una novela tan compleja e incomprendida en su época como Cumbres borrascosas, las pruebas del héroe comienzan cuando Catherine es secuestrada por los Lintons. Este es el momento en el que se le pone a prueba para sobrevivir en el nuevo mundo que acaba de pisar. Si quiere convertirse en una dama de sociedad, debe dominar su lado salvaje, y uno de los mayores desafíos será sacar a Heathcliff de sus deseos más profundos, o al menos intentarlo.

A las cinco en punto, el héroe/heroína tiene que afrontar el gran problema. Todo héroe tiene un talón de Aquiles que lo debilitará. En Sleepy Hollow, el mayor miedo de Ichabod Crane es el jinete sin cabeza, ya que este le recuerda su infancia traumatizante y supersticiosa.

A las seis en punto nuestro héroe/heroína se enfrenta a su momento de crisis. Este es un punto crucial para el héroe / heroína, porque incluso puede morir. Este es un punto sin retorno. En el cuento de hadas Blancanieves y los siete enanitos, Blancanieves cae en un sueño profundo después de morder la manzana envenenada. Sin embargo, la maldición se revierte fácilmente con el beso del príncipe.

A las siete en punto se compensa al héroe / heroína. En las historias de final feliz, matar al monstruo y obtener el premio es la recompensa que inicialmente lleva al héroe tomar la misión. Pero en las narrativas góticas esto es mucho más complejo. Cuando nuestro héroe también es el monstruo o el marginado, su compensación puede ser la muerte misma, la venganza o el cambio. En la búsqueda de objetos malditos, esto es más sencillo. Podemos pensar, por ejemplo, en anillos mágicos que protegen a nuestro héroe vampiro del sol, por ejemplo en Crónicas vampíricas.

A las ocho en punto tenemos la consecuencia o desenlace que inevitablemente llega tras obtener la compensación. El monstruo puede perseguir a nuestro héroe/heroína o reverenciarse frente a él/ella, a veces puede ocurrir algún tipo de unión. En series como Supernatural, podemos ver cómo las entidades malvadas se ponen del lado del héroe/heroína para comenzar otra búsqueda contra un nuevo y más agresivo malvado que les une. Las razones para eliminar al nuevo malo de la ciudad son diferentes, pero el objetivo es el mismo.

A las nueve en punto, el héroe/heroína vuelve a su vida y rutina normales para Campbell. Sin embargo, si nuestro héroe es un hombre lobo, tratar de superar la maldición podría ser una forma de volver a la normalidad. Pero si nuestro héroe gótico decide aceptar a la bestia que lleva dentro, podría estar planeando la próxima matanza con mucha más elaboración y alevosía. En el caso de Dorian Gray, es imposible volver a lo que era normal. El retrato de Dorian se ha convertido en él mismo y caminan de la mano en un viaje sin retorno.

A las diez en punto, el héroe ha cambiado, ocurre el renacimiento. Quizás nuestro monstruo haya perdido sus poderes malignos, porque queremos que sea normal, aunque lo más probable es que aprenda nuevas técnicas para volver a atacar pronto. Quizás por eso Drácula ha sido resucitado tantas veces. ¿No nos encanta a todos/as el papel del/de la amante demoniaco/a encantador/a, peligroso/a y misterioso/a?

A las once en punto finalmente llegamos al final de la resolución. Nuestro héroe / heroína, encuentra la paz y puede tomar un descanso. Ha aprendido una lección y ha avanzado gracias a las nuevas experiencias. Si tenemos una historia de fantasmas amistosa como la de Casper, todo volverá a la normalidad nuevamente, pero habiendo ganado amigos por el camino. Pero si el propósito de la historia era erradicar al monstruo, tal vez finalmente éste encuentre la paz y este nuevo estado en su inexistencia sea su resolución. En los casos en los que el monstruo parece ganar como en La invasión de los ultracuerpos, la única esperanza está en manos de una historia abierta en la que podría haber esperanza para la humanidad, pero nunca lo descubriremos. Aunque este es un ejemplo de ciencia ficción, el gótico interviene en el mismo momento en que tenemos privación de sueño y posesión corporal y mental.

A las doce en punto volvemos al status quo. Estamos en el punto de partida, pero esta vez los aprendizajes del viaje le han enseñado al héroe / heroína una lección que le ha cambiado de una forma u otra. Y este cambio es lo que enviará un mensaje poderoso al lector.

Como puedes ver, no todas las novelas góticas pueden seguir el plan de la historia del "viaje del héroe". En obras como Drácula o El retrato de Dorian Gray, la eliminación es la única solución si queremos que nuestro héroe sea coherente y fiel a su naturaleza. La muerte en estos casos es también libertad y autodeterminación. Su mensaje permanecerá con nosotros para siempre, y el sacrificio final es también lo que mantiene unida la integridad de los personajes.

En otros casos, como Cumbres Borrascosas, nuestra heroína vagará la tierra para siempre como un fantasma, y ​​es en el purgatorio donde todavía puede ser ella misma. No hubo paz para ella en vida y en la muerte esto se prolonga, llegando a formar parte de la historia de los páramos y dándoles identidad propia. Esta falta de descanso nos puede hacer pensar en el fantasma vengativo japonés.

Finalmente, quiero terminar esta entrada pidiéndote que pienses en tu propio viaje y en tus propios monstruos. ¿Prefieres el viaje del héroe tradicional o el viaje del héroe gótico? ¿Eres el cazador/a o el cazado/a?

Stay connected to my blog with news and updates!

¡Estate conectado/a a mi blog y recibe las últimas noticias!