top of page
  • Writer's pictureAlice

Tú eres la primera persona a quien necesitas rescatar

Updated: Mar 1

La importancia de la autoconciencia, el autoanálisis y la autoayuda

Chica buscando su identidad
Imagen de CANVA

El año de la pandemia del COVID-19 fue el año que cambió nuestras vidas de muchas maneras.


Nos detuvo, deteniéndonos abruptamente para reflexionar sobre nuestros trabajos, relaciones y propósito. Supuso una parada repentina de un tren de alta velocidad que viajaba a 350 km/h.


Algunas personas se sintieron liberadas, ya que pudieron tomar un descanso de sus locas rutinas, relaciones laborales tóxicas y hábitos estresantes. Otros se sintieron encarcelados.

En todas esas circunstancias, y en algunos casos de forma más aguda que en otros, la pandemia nos cambió a todos y a todas.


Si se trató de un experimento social, los resultados fueron profundamente reveladores.


Como empresaria y propietaria de un negocio, había estado viviendo en un mundo tiránico de creación propia moldeado por las manos de mis clientes y mi propia esclavitud psicológica durante muchos años.

No era consciente en ese momento, aunque lo sospechaba, de cuán mentalmente quebrantada me había vuelto profesionalmente y, como consecuencia, también emocionalmente.


La pandemia me obligó a adoptar un formato en el que estaba menos expuesta presencialmente, lo cual agradecí porque la pantalla me protegía de muchas maneras; no tenía que estar todo el tiempo en mi local, no me bombardeaban con preguntas entre clases y no tenía que preocuparme por los profesores y profesoras, ya que me lo combiné de manera que pude dirigir la orquesta yo sola.


Pero la pandemia también confirmó lo que mi marido y yo habíamos sospechado durante algunos años. Esta realización fue que nos habíamos convertido en:


- Un aparcaniños

- Un centro de reuniones para adolescentes

- Una forma catártica de resolución de traumas lingüísticos de padres y madres


El confinamiento quitó el velo a todos, dejando al descubierto los rostros reales de nuestros alumnos.

Fue como un espectáculo terrorífico en el que todos se habían quitado las máscaras y la última chica moría o se convertía en la peor pesadilla del asesino en serie.

Darme cuenta de que me había convertido en la chica final de mi propia película de terror, viviendo mi peor pesadilla, fue como si alguien me hubiera tirado un cubo de agua fría por la cabeza. Y fue a través de esa pesadilla que tuve que seguir fingiendo que todavía me importaba un tipo de negocio y perfil de cliente altamente tóxico para mí.


Aunque este descubrimiento me mató por dentro, seguí auto presionándome dando clases de inglés de forma virtual y haciendo todo lo posible para complacer las demandas de los pocos estudiantes que me quedaban, mientras, a la vez, intentaba romper el círculo vicioso con un nuevo proyecto.


Así fue como comencé a conspirar para llevar mi pasión por la literatura gótica al siguiente nivel y convertirla en un negocio rentable, lo que añadió una gran presión adicional tanto interna como externa.


A pesar de todos los esfuerzos, no pude alcanzar la libertad económica que necesitaba aún después de largas horas invertidas tanto en mi antiguo trabajo como en el trabajo futuro. Esto se debió en gran parte a la dinámica familiar, enfermedades y una falta de orientación profesional adecuada.


Mi autoestima se vio profundamente dañada ya que dependía de otros para pagar mis facturas, alimentar y vestir a mi pequeña familia y darles algún tipo de normalidad dentro de la anormalidad de la situación global y personal.


El día que me di cuenta que ayudar a otras personas a superar sus barreras lingüísticas había dejado de ser gratificante, también me di cuenta de que era hora de rescatarme a mí misma.


Castiel en la temporada 7 tras liarla parda con los Leviatanes


LA RESPUESTA ESTÁ DENTRO DE TÍ


Tus dolorosos procesos de vida se convierten en tu propio camino hacia el autorreconocimiento, el autoanálisis y, especialmente, la autoconciencia.


Saber quién eras en el pasado, en quién te has convertido y quién quieres ser en el futuro es crucial durante los tiempos de transición, pero esto requiere un profundo trabajo interior.


Para mí, las respuestas estaban en descubrir por qué ir al espacio de la Literatura Gótica me ofrecía ese consuelo y una huida de mi pasión por la lengua inglesa y qué me decía eso sobre mis nuevos deseos.


Lo único que quería hacer era continuar trabajando y aprendiendo sobre lo que más me gustaba mientras iluminaba a otros en sus transiciones de vida, ya fuera en sus espacios profesionales como personales.

Investigar la neurociencia detrás de la adquisición de una segunda lengua había sido una de las principales tareas que había ido desarrollando a lo largo de los años como filóloga, por lo que comprender la estructura de nuestra psique era el siguiente obvio paso.


A pesar de mis esfuerzos por evitar meterme en un campo en el que no estaba cualificada, no pude escapar las claras conexiones entre la psicología Junguiana y la Literatura Gótica.


Pronto me di cuenta de que me había convertido en una investigadora académica independiente sobre el Gótico y en una nueva discípula de la psicología Junguiana.


Este combo es lo que me ha ido mantenido cuerda todo este tiempo y lo que me está ayudando a reconectar conmigo misma, lo que como consecuencia me está ayudando a reconectar con otras personas que también están pasando por algún tipo de transición.


Esta reconexión se basa en tres pilares principales:


Creación de autoconciencia, encontrar diferentes caminos hacia el autoanálisis y diseñar estrategias personalizadas de autoayuda.


Si te interesa saber más sobre la Literatura Gótica, el Modo Gótico y su conexión con la Psicología Junguiana, no te pierdas mi revista mensual: Tienes alma gótica pero no lo sabes.

CÓMO TE PUEDE AYUDAR MI EXPERIENCIA


La autoconciencia, el autoanálisis y la autoayuda es lo que todos hacemos inconscientemente cuando nos vemos obligados/as a parar, pero no siempre somos conscientes de ello.


En momentos de crisis, algunas personas sienten la necesidad de repensar sus vidas, cambiar sus caminos mentales y hacer las cosas de manera diferente saliendo de su zona de confort.


Sin saberlo, el objetivo es encontrar soluciones que se alineen mejor con el alma (entendiendo alma en términos Junguianos, como ese llamado o impulso profundo, personal de lo más hondo para convertirte en algo o alguien diferente de lo que eres ahora).


A veces hacemos esto con más o menos éxito. La mayoría de las veces, seguir hacia adelante significa pedir ayuda a un mentor, un terapeuta, aprender algo nuevo, implementar nuevas rutinas y hábitos, hablar con otros, escuchar podcasts, leer libros de tu interés, etc.


Si has prestado atención a mi proceso, te habrás dado cuenta de la frustración, las creencias limitantes que yo tenía en el pasado respecto a lo que debía/no debía hacer, podía o no podía hacer y todas las historias que me contaba a mí misma.


¡Esa vocecita dentro de tu cabeza es un pequeño tirano!


No estaba viendo a mis clientes por lo que eran, estaba en negación, estaba en mi propio pequeño mundo creyendo que mis clientes podían entender lo que estaba tratando de hacer para seguir ofreciéndoles mis servicios y que empatizarían con mis luchas para ayudarles a través de un difícil momento económico para todos. Fui un poco egocéntrica, si lo piensas bien, ya que también quería que estuvieran agradecidos por todos mis esfuerzos. Quería de ellos empatía, reconocimiento y comprensión.


Obviamente tenía mucho trabajo que hacer conmigo misma por delante.


El equilibrio que pedía no estaba en ellos, ni en lo que me pudieran dar, ni económica ni emocionalmente. El equilibrio estaba en mí, en escuchar todas las señales sincrónicas, en hablar con mi Sombra y diseñar la vida que realmente quería para mí y mi familia en base a mi verdadera vocación.


Estaba en mis manos cambiar las cosas así como también está en tus manos cambiar tu situación dando pequeños pasos cada vez. No puedes detener los factores externos, pero puedes cambiar la forma en que los percibes.


Debes decidir si quieres luchar contra los monstruos que hay por ahí sin haber descubierto por qué esa lucha es tan importante para ti, o puedes empezar a analizar lo que te están diciendo los monstruos en tu cabeza.


Te sorprenderás de lo que llegarás a aprender.


PENSAMIENTOS FINALES


El viaje hacia el autodescubrimiento es fluido y constante una vez que lo aceptas. No debería de verse como algo lineal, sino como algo circular o en bucle, ya que estamos en constante renovación.


Fluimos con las estaciones, con nuestros relojes biológicos y nuestras experiencias externas. Obsesionarse con lo que debería ser, pero no es, puede cegar tu juicio.


Tu conciencia es tu mejor regalo para convertirte en una versión mejorada de ti, pero debes escuchar con atención, saber qué arquetipo está guiando tu psique en cada momento y aceptar sus características positivas y negativas por igual.


Una vez que comiences a poner en marcha tu autoconciencia, podrás encontrar nuevas soluciones, y solo cuando encuentres nuevas soluciones podrás salvarte a tí mismo/a, a tus clientes y a todos los que interactúan contigo.


¡Feliz nuevo tú!


Gracias por leer,


¡Hasta la próxima entrada!


Alicia

Un buho
Conseguir claridad

¿Necesitas ayuda para conseguir claridad durante tu proceso de transición laboral, personal o profesional, o quieres iniciar un proyecto literario pero no sabes cómo?


Reserva conmigo tu primera visita gratuita y empieza a ver la luz al final del túnel:




¿Te ha gustado ésta entrada y no quieres perderte nada? Subscríbete a mi boletín mensual haciendo clic aquí:


Ayúdame a hacer correr la voz compartiendo esta publicación en tus redes sociales.


¡Muchas gracias!

 

Y por último, no olvides adquirir mi revista mensual digital Tienes alma gótica pero no los sabes por solo €4.99 al mes.


Los beneficios obtenidos de las subscripciones me ayudan a financiar mi proyecto de investigación Representaciones femeninas de la madre en las producciones góticas y de terror a través de los arquetipos junguianos con el que ayudo a personas como tú en su viaje de autorreconocimiento.






Comentários


bottom of page